Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Campeona de la unidad cristiana

    La Iglesia Adventista del Séptimo Día es un cuerpo internacional con varios componentes que interactúan constantemente con otras iglesias y gobiernos nacionales. La Igle- sia Adventista no es miembro del Concilio Mundial de Iglesias, 21 Por muchos años, la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha enviado periodistas y, más tarde, observadores que han participado en diversos comités de estudio patrocinados por el Concilio Mundial. Como individuos, unos pocos adventistas han colaborado también como miembros de comités. sin embargo, está muy interesada en la unidad de los cristianos. Tal vez Elena de White ha estado en la vanguardia para destacar esta inquietud bíblica sobresaliente. Despejó todas las preguntas sobre si los únicos cristianos genuinos en el mundo son los adventistas cuando escribió: “A pesar de las tinieblas espirituales y del alejamiento de Dios que se observan en las iglesias que constituyen Babilonia, la mayoría de los verdaderos discípulos de Cristo se encuentran aún en el seno de ellas”. 22 El conflicto de los siglos, p. 441.MDS 222.7

    La actitud de la Iglesia Adventista hacia el ecumenismo religioso se basa no en un sentido de superioridad sino en la autocomprensión de la historia de la iglesia y sus enseñanzas. El comienzo de la Iglesia Adventista, que surge del movimiento millerita en los primeros años de la década de 1840, tuvo mucho que ver con la actitud de la iglesia hacia otras denominaciones. Durante años los primeros adventistas se consideraron a sí mismos como un movimiento profético con un mensaje específico respecto al regreso de Jesús y a la preparación de un pueblo para ser trasladado en ocasión de su venida. En contraste con el postmilenarismo que prevalecía en el siglo XIX, los adventistas destacaron un advenimiento que estaba cercano. MDS 223.1

    En contraste con el progreso social y la selección natural como medios para explicar el proceso de la evolución, los adventistas reafirmaron la historia de la creación como la base del valor y la responsabilidad del hombre. El sábado se convirtió en el foco central para destacar la semana de siete días de la creación, presentada en Génesis 1 y 2. Debido a que estas doctrinas distintivas definieron la identidad de la Iglesia Adventista, es virtualmente imposible que armonice con los puntos de vista del Concilio Mundial de Iglesias. 23Para tener una idea global de la influencia de Elena de White sobre los enfoques de la Iglesia Adventista hacia el ecumenismo, ver Graham, Ellen G. White, Co-founder, pp. 297-354.MDS 223.2

    Sin embargo, Elena de White recalcó la unidad en el cuerpo de la cristiandad probablemente tanto como cualquier otro tema. Su eclesiología (comprensión de la iglesia) recorre la presencia de la “iglesia” de Dios durante el Antiguo y el Nuevo Testamentos, extendiéndose a lo largo de los siglos hasta el regreso de Jesús. La iglesia es “la fortaleza de Dios” que existió “desde el principio” con “las almas fieles... en todo tiempo ”. 24 Los hechos de los apóstoles, p. 10. “Todos los miembros del pueblo de Dios sobre la tierra constituyen un cuerpo, desde el principio al fin del tiempo. Tienen una cabeza que dirige y gobierna al cuerpo”.—Testimonies, t. 1, p. 283 Para ella, el ser miembro de iglesia en la tierra no equivale automáticamente a estar inscrito en “el libro de la vida del Cordero. Pueden estar unidos a la iglesia [una denominación], pero no están unidos al Señor”. 25 Review and Herald, 17 de enero, 1893, p. 33.MDS 223.3

    Los frecuentes llamados de la Sra. White a la unidad entre los cristianos están dirigidos primariamente a los miembros de iglesia quienes, según ella cree, fueron llamados a la existencia para restaurar “los principios que son el fundamento del reino de Dios”. 26Profetas y reyes, p. 500.En el contexto del siglo XIX ella dirigió la siguiente apelación a sus hermanos adventistas: “Si ha habido alguna vez un tiempo en que el pueblo de Dios debía unirse, es ahora. Dios nos ha confiado las verdades especiales para este tiempo, para que las demos a conocer al mundo... No debemos dar ahora cabida a Satanás albergando desunión, discordia y disensión... Las divisiones que haya en la iglesia deshonran la religión de Cristo delante del mundo, y dan a los enemigos de la verdad ocasión de justificar su conducta... ¿Qué estamos haciendo para conservar la unidad en los vínculos de la paz? ” 27Joyas de los testimonios, t. 2, pp. 77, 80; ver también Id, t. 2, pp. 45-49; Mensajes selectos, t. 2, pp. 180-183.MDS 223.4

    ¿Qué quiere decir ella cuando ruega por la unidad dentro de la iglesia? Primero, ella vio la unidad de amor en una iglesia internacional como una magnífica evidencia del cumplimiento de la oración de Cristo por la unidad en Juan 17. 28 Joyas de los testimonios, t. 3, pp. 385-386.Este mismo sentimiento gobierna su solemne preocupación por la unidad entre “diferentes nacionalidades” 29 Id. , t. 3, p. 379. y entre diferentes razas. 30 Review and Herald, 17 de diciembre, 1895; Id., 24 de octubre, 1899; Testimonies, t. 9, p. 209.MDS 223.5

    Además, ella declaró que los ministros adventistas debieran “acercarse a los ministros de otras denominaciones. Oren por estos hombres y con ellos, pues Cristo intercede por ellos... Como mensajeros de Cristo, debemos manifestar profundo y ferviente interés en estos pastores del rebaño”. 31Joyas de los testimonios, t. 2, p. 386; El evangelismo, pp. 108-110,409.MDS 223.6

    Pero tras su énfasis tenaz en la unidad como un cumplimiento de la oración de Cristo en Juan 17 se encuentra implícito este simple concepto: No debe sacrificarse la verdad para lograr la unidad. Después de citar la oración de Cristo e indicar que mediante la uni- dad de su pueblo el mundo puede ser atraído a él, ella escribió: “Aunque no hemos de sacrificar un solo principio de la verdad, debemos procurar constantemente ese estado de unidad”. 32 Patriarcas y profetas, p. 558. Debe evitarse comprometer la verdad por causa de la unidad: “Debe mantenerse constantemente en vista un objetivo; a saber, ha de mantenerse la armonía y la cooperación sin comprometer un principio de verdad”.—Carta 37, 1887, citada en Counsels to Writers and Editors, p. 79; ver también, El conflicto de los siglos, p. 49.MDS 223.7

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents