Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El testimonio de Uriah Smith

    Este tipo de respuesta se produjo desde los primeros días del ministerio de la Sra. White. Hombres intrépidos como José Bates se convencieron por experiencia personal. 20 Ver p. 145. Hombres de carácter fuerte que tenían sus propios puntos de vista en cuanto a la Biblia podrían haber dividido el grupo naciente de adventistas sabatistas antes de que siquiera se organizasen como una iglesia. Uriah Smith, en un sermón presentado en el congreso de la Asociación General de 1891, recordó su experiencia personal de cuarenta años: “Nuestra relación con él [el ministerio de Elena de White] es nuestra relación con algo que surgió con esta obra, que ha avanzado con ella, lado a lado, que se ha entretejido con ella y a través de ella, y con toda ella, desde el día que comenzó este mensaje hasta esta hora presente”.MDS 516.9

    Smith describió el caos potencial de aquellos primeros días cuando vinieron hombres y mujeres “con casi tantas posiciones diferentes sobre algunos puntos como había individuos... cada uno insistiendo en sus propias ideas. Entonces apareció nuevamente el valor del espíritu de profecía en conexión con esta obra. Señaló el curso conecto que debía seguirse. Y, ¿cuál era? Que los hermanos debían desechar todas sus diferencias menores y sus peculiaridades de menor importancia, y unirse al gran movimiento del mensaje del tercer ángel. Estos ejemplos dan meramente una idea de lo que el ministerio de la Hna. White ha hecho a lo largo de todo el camino: proteger contra el peligro de renunciar a las verdades del pasado y señalar el camino hacia la luz y la verdad en el futuro”. 21General Conference Daily Bulletin, 14 de marzo, 1891, p. 151. En 1868 Uriah Smith publicó un pequeño folleto titulado, The Visions of Mrs. E. G. White, A Manifestation of Spiritual Gifts According to the Scriptures. Al reseñar el fruto del ministerio de la Sra. White, él escribió: “ [Sus escritos] conducen a la moralidad más pura... Nos conducen a Cristo... Nos conducen a la Biblia... Han traído aliento y consuelo a muchos corazones”. Luego indicó que el “prejuicio más ciego, el odio más intenso y la amargura más maligna” se dirigieron contra Elena de White. Smith clasificó a estos adversarios en dos grupos: “La primera clase está compuesta por aquellos que creen, o que creían en el momento en que comenzó su oposición, los puntos de vista sustentados por los adventistas del séptimo día, pero a quienes, o a alguien con quien ellos simpatizaban, las visiones señalaron y reprobaron sus errores. La otra clase consiste de aquellos que son opositores declarados y abiertos de todos los puntos de vista destacados que sustentan los adventistas del séptimo día... Ellos odian ese sistema de verdad con el cual las visiones están vinculadas, y atacan las visiones como la manera más segura y efectiva de obstruir el progreso de esa verdad”. —Págs. 6-10.MDS 517.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents