Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".

    El tema del Gran Conflicto

    Todas las teologías significativas tienen un principio organizador. 4 John Cobb, entre otros, reconoció “ que cualquier posición que se ha desarrollado se la entiende mejor cuando se la capta en términos de su estructura esencial. Esa estructura a su vez puede entenderse sólo como la encamación inmediata de los principios controladores de los pensamientos de un hombre ”. Después de repasar varios pensadores del siglo XX de gran influencia, él escribió: “ En cada caso hemos visto que la filosofía empleada afectó profundamente el contenido así como la forma de la afirmación de la fe. Además, la implicación de todo el programa es que la fe cristiana, para su inteligibilidad y aceptación, depende de la aceptación previa de una filosofía particular. En nuestro tiempo, cuando ninguna filosofía goza de aceptación general entre los filósofos, y cuando se recela ampliamente de todos los conceptos ontológicos y metafísicos, resulta evidente la precariedad de este procedimiento ”.— Living Options in Protestant Theology (Philadelphia: The Westminster Press, 1962), pp. 12,121. Muchos eruditos han identificado el tema del Gran Conflicto como el principio unificador de Elena de White. Este tema provee un marco coherente para su pensamiento teológico como también para sus principios en materia de educación, salud, misiología, problemas sociales y asuntos ecológicos. 5 En 1858, H. L Hastings escribió un libro titulado. The Great Controversy Between God and Man, Its Origin, Progress, and End. Su tema consistía en rastrear las implicaciones mundiales del anuncio de Jeremías que el “ Señor tiene una controversia con las naciones” (Jer. 25:31, KJV). Hastings no reveló ningún concepto de una controversia cósmica entre Satanás y Cristo con implicaciones supematurales que afectan la seguridad del universo. Ni describió cómo la controversia afecta el conflicto entre diversas teorías de salvación y cómo esas teorías afectan directamente a sus proponentes. El recapituló la historia sombría de la humanidad, notando que “ la razón, la filosofía y la historia no pueden damos la solución apropiada ” al ” largo y continuo furor de la tierra: su incesante estrépito de guerras, conmoción y luchas ”. La causa de los prolongados problemas de la tierra es que la humanidad ha “negado su lealtad al rey del cielo. Redujeron a nada su alta autoridad. De ahí que él tuvo una controversia con ellos. El pecado fue la causa de ello... Entonces debemos considerar esta controversia como una controversia entre lo correcto y lo erróneo , entre el bien y el mal... entre un gobernante justo y Todopoderoso y sus súbditos frágiles y rebeldes ”.—(Rochester, NY: H. L. Hastings, 1858), pp. 14-17.
    Joseph Battistone fue uno de los primeros que en forma impresa reconoció la centralidad del tema del Gran Conflicto en los escritos de Elena G. de White. El destacó cómo este tema central afectó directamente sus enseñanzas religiosas en teología, salud, educación, historia y ciencia. Su método fue demostrar cómo los cinco tomos en la serie del Gran Conflicto revelan la manera en que “el gran conflicto” compromete a los seres humanos desde el Edén hasta la segunda venida. Si Battistone hubiera continuado, probablemente no sólo habría descrito el conflicto sino también analizado los problemas teológicos en juego y de qué manera este tema contribuyó al carácter distintivo de las doctrinas adventistas. Este libro es una fuente excelente de joyas homiléticas para aquellos que quieren que el tema del Gran Conflicto permee su predicación y enseñanza.— The Great Controversy Theme (Berrien Springs, MI: Andrews University Press, 1978).
    No es que ella sola ideó esos patrones de pensamiento de influencia recíproca, pero sí fue la que nutrió conceptualmente a la iglesia, urgiendo al estudio, señalando errores, siempre exhortando a que hubiese frescura, no meras novedades. Además del nutrimento ideológico, sus propios escritos ayudaron a formar la esencia de la comprensión de la Biblia que proveyó integridad al desarrollo del pensamiento adventista. 6Ver pp. 170-171 para encontrar una descripción de la manera típica en que Elena de White entró en el proceso de desarrollar las creencias adventistas esenciales: estudio de la Biblia + confirmación mediante una visión = verdad presente.
    MDS 256.4

    George Knight, historiador de la iglesia, sugiere que al concentramos en el tema del Gran Conflicto “podemos darnos cuenta cuándo estamos dando en el blanco o alejándonos de lo que es realmente importante”. Al señalar lo que Elena de White llama el “gran tema central” de la Biblia, Knight escribió que “en tales pasajes encontramos nuestras órdenes de marcha para la lectura tanto de la Bi blia como de los escritos de Elena de White... Todas nuestras lecturas tienen lugar dentro de ese contexto, y esos asuntos más cercanos al gran tema central son obviamente más im portantes que los que están cerca de sus hordes”. 7 Knight, Reading Ellen White, pp. 48-49.MDS 256.5

    Laclave conceptual. Elena de White definió el tema del Gran Conflicto como la “clave”conceptual para comprender las mayors preguntas de la humanidad. ¿Cómo comenzó la vida? ¿Por qué existen el bien y el mal, y cómo sabe uno la diferencia? ¿Qué ocurre después de la muerte? ¿Por qué el sufrimiento y la muerte? El tema del Gran Conflicto provee el marco de fondo para el desarrollo del mal: la historia de la rebelión de Lucifer (de Satanás) contra el gobierno de Dios. La fuerza del argumento de Satanás está en su acusación de que no se puede confiar en Dios, que su ley es severa e injusta, y que por lo tanto el Legislador es injusto, severo y arbitrario. 8“El tema central de la Biblia, el tema alrededor del cual se agrupan todos los demás del Libro, es el plan de la redención, la restauración de la imagen de Dios en el alma humana. Desde la primera insinuación de esperanza que se hizo en la sentencia pronunciada en el Edén, hasta la gloriosa promesa del Apocalipsis: ‘Y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes’, el propósito de cada libro y pasaje de la Biblia es el desarrollo de este maravilloso tema: la elevación del hombre, el poder de Dios, ‘que nos da la victoria, por medio de nuestro Señor Jesucristo’. El que capta este pensamiento, tiene ante sí un campo infinito de estudio. Tiene la llave que le abrirá todo el tesoro de la Palabra de Dios”.— La educación, p. 121.
    “La Biblia es su propio comentador. Debe compararse texto con texto. El estudiante debería aprender a mirar la Biblia como un todo y a ver la relación de sus partes. Debería adquirir el conocimiento de su gran tema central, del propósito original de Dios para con el mundo, del comienzo de la gran controversia, y de la obra de la redención. Debería comprender la naturaleza de los dos principios que luchan por la supremacía y aprender a rastrear su o0bra... Debería observar cómo interviene esta controversia en todos los aspectos de la vida humana; cómo revela él mismo en cada acto de la vida uno u otro de ambos motivos antagónicos, y cómo, lo quiera o no, ahora mismo está decidiendo en qué lado de la controversia ha de ser hallado”.— Id., p. 185.
    “Desde el principio de la gran controversia, Se propuso Satanás desfigurar el carácter de Dios, y despertar rebelión contra su ley; y esta obra parece coronada de éxito. Las multitudes prestan atención a los engaños de Satanás y se vuelven contra Dios. Pero en medio de la obra del mal, los propósitos de Dios progresan con firmeza hacia su realización. El manifiesta su justicia y benevolencia hacia todos los seres inteligentes creados por él. A causa de las tentaciones de Satanás, todos los miembros de la raza humana se han convertido en transgresores de la ley divina; pero en virtud del sacrificio de su Hijo se abre un camino por el cual pueden regresar a Dios. Por medio de la gracia de Cristo pueden llegar a ser capaces de obedecer la ley del Padre. Así en todos los tiempos, de entre la apostasía y la rebelión Dios saca a un pueblo que le es fiel, un pueblo ‘en cuyo corazón está’ su ‘ley’ (Isa. 51:7”. — Patriarcas y profetas, p. 351; ver también pp. 55-56, 342,646-647; Signs of the Times, l.°de diciembre, 1890; El camino a Cristo, pp. 10-11, 116; Profetas y reyes, p. 231; El conflicto de los siglos, pp. 12-13,204; Mensajes selectos, t.1, p. 400; Joyas de los testimonios, t. 2, p. 335. Ver George Knight, Meeting Ellen White (Hagerstown, MD: Review and Herald Publishing Association, 1996), pp. 111-113.
    MDS 257.1

    El éxito inicial de Satanás en ganar la lealtad de un tercio de los ángeles del cielo fue seguido por su engaño a Adán y Eva (Apoc. 12:4, 7-9; Gén. 3:1-16). Al hacer esto, esta tierra ha experimentado todo el fruto amargo de desconfiar de Dios y de rechazar su voluntad.MDS 257.2

    La respuesta de Dios no ha sido destruir a Satanás sino desenmascararlo. El interés de Dios a largo plazo es demostrar cuán equivocado ha estado Satanás en acusarlo de ser supremamente egoísta, arbitrario e injusto. Primariamente a través de la vida y la muerte de Jesús, y mediante su pueblo escogido en la tierra, Dios ha estado revelando y demostrando su lado de la historia. 9Patriarcas y profetas, pp. 18-23,54,64-65; Signs of the Times, 22 de diciembre, 1914.MDS 257.3

    El conflicto termina en esta tierra sólo después que el pueblo de Dios le da gloria (Apoc. 14:7) en una forma tal que todos los habitantes terrenales pueden decidir inteligentemente si el programa de Dios es algo que quisieran escoger para sí. Todos deben decidir si se sentirán eternamente a gusto en guarder “los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14:12). Después que esta controver sia desemboca en el regreso de Jesús, se repasa el conflicto durante el milenio y finalmen te concluye cuando el coro celestial resuena de un mundo a otro: “¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y jus tos. .. ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria” (Apoc. 19:1-7). La rebelión ha terminado,.MDS 257.4