Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    SECCION II—La Verdadera Elena G. de White

    Capitulo 4—La Persona y su Epoca

    “Acuérdense de aquellos dirigentes de ustedes que les expusieron la palabra de Dios, y, teniendo presente cómo acabaron su vida, imiten su fe” (Heb. 13:7, Nueva Biblia Española).MDS 44.1

    ¿C ómo puede una persona conocer al verdadero Abraham Lincoln o Florencia Nightingale o a Booker T. Washington? En parte, leyendo sus escritos. Pero para formar un cuadro objetivo, uno debiera escuchar lo que otros dicen sobre ellos. Uno debe dirigirse a sus contemporáneos y notar cómo fueron afectados o influenciados por estas personas excepcionales.MDS 44.2

    Cuando Lincoln murió, repare en el luto de una nación. Mientras su tren mortuorio serpenteaba lentamente hacia el oeste, rumbo a su lugar de descanso en Springfield, Illinois, miles de dolientes flanqueaban las vías, llorando abiertamente. Ricos y pobres, negros y blancos, educados e ignorantes: la tristeza estremecía a una unión de Estados que ahora estaban casi en paz. Después de su muerte, aun sus enemigos aplaudieron su grandeza de espíritu y su generosidad transparente. 1Ver Carl Sandburg, Abraham Lincoln (New York: Charles Scribner’s Sons, 1939), t. 6, pp. 387-413. Para los millones que lo llamaban “Padre Abraham”, su muerte prematura fue como si hubiese muerto un padre. Cuando los Estados Unidos construyeron su primera supercarretera transcontinental desde Jersey City, Nueva Jersey, hasta San Francisco, California, el Presidente Taft sintió que el hecho de ponerle al nuevo camino el nombre de “Lincoln Highway” promovería la unidad nacional. 2“Lincoln, Abraham”, The World Book Encyclopedia (Chicago: Field Enterprises Educational Corporation. 1960), p. 287.MDS 44.3

    Sin embargo, cuando el Presidente Lincoln estaba vivo, fue el blanco de un inmenso ridículo y del rechazo mordaz por parte de muchos dirigentes nacionales, de seguidores y de miembros de la prensa pública. Pero después que murió, una nación aturdida comenzó a apreciar aquello que él representaba. Una nación triste pero agradecida pronto atesoró sus profundos discursos y escritos, tales como el discurso de Gettysburg y el de la Inauguración de su segunda presidencia. La enorme contribución de Abraham Lincoln pudo ser vista en su verdadera perspectiva sólo con el transcurso del tiempo y después de serena reflexión.MDS 44.4

    Al aguardar la visita de Elena de White a Australia en 1891, G. C. Tenney, primer presidente de la Asociación Australiana, escribió en la revista de la iglesia: “Apenas necesito decir que todos nosotros anticipamos este evento con gran interés. Creo que es sumamente oportuno. La posición que la Hna. White y su obra ocupan en conexión con nuestra causa, hace imperativo que nuestro pueblo se relacione personalmente con ella, hasta tanto sea posible.MDS 44.5

    “Las evidencias, desde un punto de vista bíblico, de la autenticidad de la obra del espíritu de profecía en conexión con la última iglesia son plenamente suficientes, pero pareciera que se demanda un contacto más cercano con la obra de la Hna. White, a fin de satisfacer al investigador honesto [con la certeza] de que ésta llena los requisitos de la Palabra de Dios”. 3Review and Herald, 17 de noviembre, 1891.MDS 44.6

    Al igual que Lincoln, Elena de White a menudo fue calumniada. Ella enfrentó mentiras de “completa malicia y enemistad” y “puras fabricaciones de iniquidad”. Escribiendo desde Greenville, Michigan, cuando tenía 41 años, ella se hizo la siguiente reflexión: “No tengo dudas ni por un momento de que el Señor me ha enviado a fin de que las almas honestas que han sido engañadas puedan tener una oportunidad para ver y oír por sí mismas qué tipo de espíritu poseía la mujer que había sido presentada al público en una luz tan falsa a fin de hacer que la verdad de Dios no tuviese ningún efecto.. .”. 4Bio., t. 2, 276.MDS 44.7

    Más adelante en esa carta ella escribió: “Ninguno está forzado a creer. Dios da suficiente evidencia para que todos puedan decidir sobre el peso de la evidencia, pero nunca ha quitado ni nunca quitará toda ocasión [oportunidad] para dudar, ni nunca impondrá la fe”.MDS 45.1

    Cari Sandburg, al ponerle título al penúltimo capítulo de su biografía de seis tomos de Abraham Lincoln, cita un viejo proverbio de los leñadores: “Un árbol se mide mejor cuando está caído”. 5Sandburg, Abraham Lincoln, pp. 387-413. Mientras vive, ningún hombre o mujer puede ser plenamente medido. Nunca esto fue más cierto que con la vida de Cristo. Sólo con el transcurso del tiempo la vida de alguien puede ser debidamente evaluada. Tanto las efusivas alabanzas de los aduladores como el desprecio burlón de los adversarios se miden y reconsideran mejor en contraste con los resultados duraderos de las palabras y los hechos de una persona.MDS 45.2

    En gran medida, todos somos hijos de nuestro tiempo. Elena Harmon nació en un mundo de enorme fermento y de cambios rápidos. Para ayudamos a comprender los temas sobre los que ella habló o escribió, aun las frases que usó, así como la clase de vida cotidiana que vivió, notaremos brevemente los factores geográficos, políticos, económicos, sociales y religiosos que pueden haber influido en el proceso de maduración de su ministerio.MDS 45.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents