Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El peso de la evidencia

    Toda revelación divina, por virtud del proceso [de su manifestación], viene en un envase falible. Debido a que el mensaje viene en un recipiente imperfecto, Dios mismo nos invita a pesar la evidencia: “Vengan, vamos a discutir este asunto” (Isa. 1:18, V. Popular).MDS 520.3

    Cuando Dios nos invita a razonar o discutir con él, no está haciendo juegos de palabras; verdaderamente apela a nuestras habilidades para razonar. A menudo Elena de White desafía al lector a reconocer que las facultades de razonamiento santificadas tienen el propósito de hacemos “cristianos inteligentes”. Esto significa que “no se les pide [a los cristianos] que crean sin evidencias”. Al realizar esta investigación para creer, “debemos descartar todo escepticismo, toda exaltación de nuestras propias ideas. Debemos humillar nuestros corazones mediante el arrepentimiento... orar por una verdadera iluminación”. 32Review and Herald, 8 de marzo, 1887.MDS 520.4

    Dios, leal a su naturaleza, no obliga, exige o fuerza a nadie a creer; él espera que los seres humanos respondan ante la evidencia suficiente. Nunca “forzará la fe”. 33“Nadie está obligado a creer. Dios da suficiente evidencia como para que todos puedan decidir sobre el peso de la evidencia, pero nunca ha quitado ni nunca quitará toda oportunidad para dudar, nunca forzará la fe”. —Carta 12,1868, citado en Bio., t 2, p. 276. Ver también Testimonies, t. 5, pp. 675-676; Joyas de los testimonios, t. 2, pp. 289-290. Para un análisis de cómo se establece la autoridad cuando se habla de ”inspiración” y de “revelación”, ver Giem, Scientific Theology, pp. 68-86. Elena de White resumió esto muy bien cuando dijo que aunque “Dios ha dado pruebas evidentes para la fe, él no quitará jamás todas las excusas que pueda haber para la incredulidad”. 34“El conflicto de los siglos,” p. 582. “Dios nunca nos exige que creamos sin darnos suficiente evidencia sobre la cual fundar nuestra fe. Su existencia, su carácter, la veracidad de su Palabra, todas estas cosas están establecidas por abundantes testimonios que apelan a nuestra razón. Sin embargo, Dios no ha quitado toda posibilidad de dudar. Nuestra fe debe reposar sobre evidencias, no sobre demostraciones. Los que quieran dudar, tendrán oportunidad de hacerlo, al paso que los que realmente deseen conocer la verdad encontrarán abundante evidencia sobre la cual basar su fe”. —El camino a Cristo, p. 105.MDS 520.5

    Este respeto por la responsabilidad humana mana de la decisión de Dios de hacer a los seres humanos “a su imagen” (Gén. 1:27). El amor, el respeto, la confianza, y cualquier otra emoción humana que implique confianza no puede ser forzada; de lo contrario, deja de ser lo que buscamos por encima de todas las cosas. Lo que se confía o un amor que se fuerza, es un contrasentido. Debido a que Dios quiere personas felices, convencidas, no juega a las escondidas; se asegura que tengamos suficientes evidencias en medio de las posibilidades del error humano.MDS 520.6

    Una de las señales más seguras del mal ocurre cuando las personas “procuran violentar las conciencias” o cuando existe “el deseo de dañar y destruir a los que no aprecian nuestro trabajo u obran contrariamente a nuestras ideas”. No importa cuál pueda ser la motivación, la fuerza de cualquier tipo es la obra del maligno, no de Cristo. 35“El Deseado de todas las gentes,” p. 451-452. “Dios no obliga a los hombres a renunciar a su incredulidad. Delante de ellos están la luz y las tinieblas, la verdad y el error. A ellos les toca decidir lo que aceptarán. La mente humana está dotada de poder para discernir entre lo bueno y lo malo. Dios quiere que los hombres no decidan por impulso, sino por el peso de la evidencia, comparando cuidadosamente un pasaje de la Escritura con otro”. — Id.., p. 422MDS 520.7

    Sin embargo, hemos notado en capítulos anteriores que las presuposiciones determinan la manera en que uno pesa la evidencia. Las presuposiciones impulsan a historiadores, hombres de ciencia y teólogos hacia conclusiones predeterminadas, a menudo inconscientemente. Por esta razón, ocasionalmente ocurren virajes en los paradigmas cuando los investigadores comienzan a ver repentinamente el mismo mundo a través de lentes diferentes (Copérnico, Einstein, Pasteur, etc.). Esos lentes son las presuposiciones que determinan la manera en que examinamos la evidencia. 36Ver pp. 374, 394, 549 Las “verdades” autoevidentes son generalmente teorías o paradigmas humanos que determinan cómo una persona pesa la evidencia.MDS 520.8

    Por ejemplo, si se considera la Biblia como una antología de la historia judía, y las referencias a las intervenciones de Dios como mitos mediante los cuales los creyentes interpretan su experiencia religiosa, nunca se entenderá el mensaje de la Biblia como la autocomunicación de Dios con los seres humanos. Si se descartan los milagros porque no se cree en lo sobrenatural, nunca se entenderán las historias de los cuatro Evangelios. Eventos tales como la resurrección de Jesús tendrán que ser explicados en una manera un tanto artificial. Si Dios no interviene personalmente en los asuntos de la humanidad, entonces con toda seguridad la afirmación de Elena de White de ser su mensajera no puede tomarse seriamente. Y así sucesivamente.MDS 520.9

    El principio epistemológico expuesto por Jesús se encuentra en toda investigación que requiera una respuesta moral: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta” (Juan 7:17). 37“Mientras permanezca abierta una puerta para recibir las sugestiones del tentador, se multiplicarán las dificultades. Está abierto a la incredulidad el corazón de los que no vienen a la luz. Si mi tiempo y energía se consumieran en tales asuntos, eso serviría a los propósitos de Satanás”. — Mensajes selectos, t. 1, p. 60. La búsqueda de autonomía y de creer lo que uno quiere creer es inherente a todo ser humano. Por lo tanto, “todos los que buscan motivos de duda los encontrarán. Y todos los que rehúsan aceptar la Palabra de Dios y obedecerla antes que toda objeción haya sido apartada y que no se encuentre más motivo de duda, no llegarán jamás a la luz”. 38El conflicto de los siglos, p. 582.MDS 521.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents